Trabajar en el siglo XXI

General actualizado el 1 d febrero d 2011

Un cambio en las formas de trabajar está aconteciendo en el siglo XXI, propiciado por la implantación total de Internet, el fracaso del capitalismo y el inicio de un movimiento personal hacia la alineación de los valores personales del individuo.

Por partes…

La llegada de Internet a nuestras vidas provoca que tengamos acceso a cualquier tipo de información. Actualmente, estamos intercomunicados. La aparición de las redes sociales permite estar en contacto con todo aquello que nos importa en nuestro día a día.

Wikipedia es el ejemplo emblemático de que nos dirigimos hacia un mundo colaborativo en lugar de jerárquico. Personas que componen un equipo profesional trabajando conjuntamente para un proyecto que, una vez terminado, seguirá su curso sin la necesidad de todas las personas trabajando en él. Este será un nuevo modelo que se implantará con fuerza en todas las organizaciones.

Para ello es importante encontrar el valor principal de cada uno, aquello en lo que realmente soy bueno y, además, me gusta hacerlo. Todos tenemos un potencial especial en algún aspecto. Es importante encontrarlo y potenciarlo para poder desarrollarlo en el ámbito profesional y no sólo conseguir un trabajo de excelente calidad, sino, además, disfrutar haciéndolo.

Encontrar tu valor y potenciarlo hará que vivas más motivado, que desarrolles tu trabajo con mayor eficacia y, en definitiva, que seas más feliz.

¿Cuántas personas trabajan en las organizaciones con un alto nivel de desmotivación?

Atrévete a superar tus propios límites y a encontrar tu armonía interior!!

En otro sentido… Que el sistema capitalista no funciona es ya un hecho. Los estados y los bancos centrales no paran de inyectar dinero, de rescatar, etc… a una sociedad cada vez más desmotivada y más gris.

Sólo aquellos que se reinventen a sí mismos y que sean creativos en la búsqueda de soluciones conseguirán sus metas.

Valor diferencial creativo

Nuestro trabajo nos permite entrar en contacto con multitud de personas y organizaciones y percibimos un gérmen de empresarios, directivos y colaboradores que comienzan a hacer las cosas de otra manera y que están consiguiendo con ello unos excelentes resultados. Afortunadamente, en muchas organizaciones comenzamos a oír comentarios como “Aquí no valen las excusas por lo externo porque no nos permiten avanzar. Hay que mirar hacia el futuro y trabajar en dirección a él”.

En este sentido, nos encontramos con empresarios, gerentes y directivos que entienden que la felicidad de sus colaboradores es rentable para sus organizaciones. No lo pueden medir porque la felicidad es un intangible, pero sí perciben que la organización continúa sacando productos o servicios al mercado, lo que es perfecto para los tiempos que corren.

Son conscientes de la importancia de la comunicación en sus organizaciones y promueven que esa comunicación fluya en todas las direcciones, estableciendo, de esta forma, un entorno de libertad y de respeto en el lugar de trabajo.

Además, tienen muy claro los aspectos que se realizan dentro y lo que subcontratan fuera, con el objetivo de contar con mejores profesionales que les aporten un trabajo de excelente calidad que desde dentro no conseguirían.

Esta humildad provoca que la organización crezca y que, además, lo haga con un clima laboral excelente que abarca a los colaboradores internos y externos.

Desde aquí proponemos que cada uno encuentre su valor diferencial y trabaje en desarrollarlo, ya que al tenerlo claro se puede iniciar la acción. Si no sabes en qué eres realmente bueno, es complicado poderlo comunicar.

Y la pregunta es: ¿cómo prefieres vivir?

CHG Formación

Tags: , , ,

3 respuestas to “Trabajar en el siglo XXI”

  1. ELISABET dice:

    Todo esto suena muy bien….pero si hablais de humildad yo me pregunto dónde
    está la vuestra….si se trata de un crecimiento para todos a nivel personal, porque
    no os adaptais a unos precios del curso asequibles para que un mayor número
    de gente pueda disfrutar de ellos y poder encontrar o reafirmar nuestro valor diferencial
    que se riñe con el importe y pido disculpas por insistir en ello, pero es lo único que me
    frena de poderlo realizar como otra gente.
    “Si un pequeño número de personas se reúnen amorosamente, con sus corazones libres
    del mundo,experimentando las emociones y las poderosas fuerzas magnéticas de lo divino,
    y estan unidas en feliz camaraderia, esa reunión ejercera su influencia sobre toda la tierra.
    La naturaleza de eas asociación, las palabras que se expresan, las acciones que se realizan proveerán un deleite para todos los que estan presentes” Un buen dia para ti

  2. CHG Formación dice:

    Hola Elisabet y muchas gracias por tu comentario.
    Entendemos la humildad como la capacidad para reconocer las propias limitaciones y actuar en consecuencia. Y la practicamos diariamente. Si esta característica fuera un denominador común en las empresas, estamos convencidos de que las organizaciones serían lugares donde trabajar sería sinónimo de desarrollo y de prosperidad.
    Por lo que indicas en tu comentario, entendemos que te refieres a nuestro Máster Internacional en Coaching. El precio de este Máster no es una cuestión de humildad, sino de costes para ofreceros la mejor calidad. La humildad la ejercitamos cuando intentamos buscar soluciones para vosotros que os puedan facilitar el acceso al mismo. En algunos casos, hemos conseguido encontrar esa fórmula para el alumno. Lamentablemente y muy a nuestro pesar, no hemos podido conseguirlo siempre.
    Una vez más, gracias por tu comentario.

  3. Hola, en primer lugar quiero compartir con vosotros que desde ayer le estoy dando vueltas al tema hacer un comentario o no a este post, y acabo de decidir que voy a hacerlo. Leyendo los comentarios que se han hecho referente a la humildad me surgen varias cuestiones que quiero compartir.
    La primera es la diferencia entre ser humildad y pobreza, parece ser que culturalmete tendemos en muchas ocasiones a unir ambos conceptos que no tienen en sí nada en común. No se es más humilde por no tener dinero o no desear un beneficio económico, al igual que no se es menos humilde por tener dinero o ganar mucho. No sé si me explico bien, pero lo llevo al mundo del deporte, Iniesta y Nadal son ejemplos de humildad, y así lo reconocen sus compañeros, aficionados, medios de comunicación, etc, pero que yo sepa cobran verdaderas fortunas por su trabajo, de hecho son muy ricos y a su vez humildes. Porque la humildad es segun el diccionario “virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.” Tras leer detenidamente esta definicion, me viene rápidamente el concepto de RESPONSABILIDAD entendida como la capacidad de elegir libremente nuestra respuesta a las circunstancias. Es decir, lamentablemente puede ocurrir, que yo desee con todas mis fuerzas realizar un curso, que me va a enriquecer a mí y en el que yo tambien puedo enriquecer mucho al resto, de eso no me cabe la menor duda, pero resulta que no puedo costearmelo. Lo primero que me planteo es ser humilde y reconocer mi limitación (ahora no tengo dinero), luego me responsabilizo de mi situación (no echo la culpa a otro: es que sois muy caros), y elijo libremente qué puedo hacer, qué está en mi mano, qué cosas no he hecho hasta ahora y podría hacer para conseguir el dinero para hacer ese curso. Es posible que ahora no se me ocurra nada que a corto plazo me lo permita, pero sí puedo pensar en cómo conseguir ese dinero para hacerlo en futuras ediciones. Si es realmente lo que quiero y me responsabilizo de mi situación, lo conseguiré tarde o temprano pero lo lograré.
    Un saludo
    Ana

Hacer un comentario