La felicidad, el miedo y las ilusiones

General actualizado el 15 d septiembre d 2010

¿Qué es la felicidad?

En su libro, El viaje a la felicidad, Eduardo Puset define la felicidad como la ausencia de miedos.

Esta definición, tan categórica a primera vista, provocó un amplio debate en mi círculo de amigos y colaboradores que quiero compartir en este blog.

Efectivamente, los miedos pueden llegar a paralizar a las personas, se pueden, incluso, convertir en fobias. Muchas consultas de psicólogos y psiquiatras están abarrotadas de personas que presentan cuadros de ansiedad y ataques de pánico. Muchas bajas por estrés tienen su origen en estos cuadros de ansiedad y pánico. Y, en efecto, estos miedos, irracionales y paralizantes en muchos de los casos, alejan a las pesonas de conseguir estados de felicidad.

Sin embargo, la ciencia nos dice que el miedo es una característica inherente al ser humano. Una característica que nos lleva a salvar el pellejo en situaciones de peligro, por ejemplo. Una paradoja, ¿verdad? Si, de repente, nos encontramos cara a cara con las fauces de un león, nuestro miedo nos llevaría a salir corriendo en la dirección contraria para salvar nuestra vida. Por tanto, el miedo es, incluso, necesario en nuestras vidas.

En este sentido… ¿sólo la ausencia de miedos nos conduce a la felicidad?

Pongamos el ejemplo de una mujer embarazada. Se siente feliz ante el inminente nacimiento de su bebé y, sin embargo, el miedo a que al feto le ocurra algo permanecerá con ella y convivirá con su felicidad durante los meses del embarazo. Entonces, miedo y felicidad están conviviendo en una misma persona y en un mismo período de tiempo.

Otro ejemplo podría ser el inicio en un nuevo trabajo o la puesta en marcha de un proyecto. La incertidumbre de si todo saldrá bien forma parte del miedo. Sin embargo la ilusión porque todo salga adelante y funcione provocan una motivación que convive, equilibra y, en la mayoría de los casos, supera esos miedos, esas incertidumbres.

O supongamos una persona que se ha quedado sin trabajo, con una edad complicada, con un paro ridículo y una hipoteca grande y, de repente, se enamora. ¿Puede la fuerza de la ilusión del amor neutralizar el miedo a no poder hacer frente a su vida, motivarle e, incluso, ayudar en la consecución de un nuevo puesto de trabajo? La respuesta, indudablemente, es SÍ.

Ilusiones

Por tanto, ¿cómo afectan a nuestra felicidad las ilusiones?

Las ilusiones son un motor tan potente que pueden llegar a neutralizar y empequeñecer a los miedos, con el estandarte del amor como la más grande de las ilusiones.

Las ilusiones son realmente las que mueven el mundo, las que generan cosas posibles donde parecían imposibles, las que potencian los grandes descubrimientos, las que hacen que nuestra mirada brille y nuestro potencial resplandezca en formas que ni nos planteábamos.

Es conocida por todos la frase de que la felicidad no está en el éxito de conseguir algo, sino en el camino que se recorre hasta conseguirlo. Y en ese camino es donde se sitúan las ilusiones.

Por tanto, nuestra definición (la de mi grupo de debates) de la felicidad pondría un matiz a la definición inicial:

La felicidad es la ausencia de miedos y la posesión de ilusiones.

Sin ilusiones no hay movimiento, no hay embarazo, no hay proyecto, no hay nuevos trabajos. Sin ilusiones también nos paralizamos.

¿Se tiene esto en cuenta en las organizaciones?

Escucho a muchos empresarios decir que lo que les motiva a sus empleados es el dinero. Desde aquí decimos ‘no siempre’. Lo que sí afirmamos con convencimiento es que lo que motiva a las personas son las ilusiones. Ilusiones que sean acordes con su escala de valores. Para unos será el dinero, para otros un nuevo proyecto, para otros una tarde libre a la semana…. El trabajo del líder, del empresario, del gerente  es descubrir qué motiva a cada uno de sus colaboradores y entregárselo (en la medida de lo posible) para que la organización en conjunto sea una organización más feliz.

Y si eres padre, madre o educador, esto también es aplicable en la familia y en las aulas.

Me encantará conocer y comentar todas vuestras opiniones.

Carolina Hernández
CHG Formación

Tags: , , , ,

No hay comentarios sobre “La felicidad, el miedo y las ilusiones”

Hacer un comentario